Sweet 21 bcn – Exclusive nigth club
Descubriendo el deseo por mi vecina

Descubriendo el deseo por mi vecina

Relatos
Me considero un chico normal, buen estudiante y agradable. En cuanto a sexo siempre he tenido inquietudes y cosas atrevidas que he querido hacer realidad. No hace mucho pasaba una época bastante apagada en ese sentido. El caso es que cuando menos lo esperas algo te excita y vuelve a brotar el morbo y las ganas de sexo salvajes. Estaba yo en mi casa con mis padres fuera, cuando llamaron al timbre, era mi vecina, que siendo sincero tenía 45 años, pero que siempre había sido guapísima, a pesar de los años seguía teniendo una cara preciosa. Todavía recuerdo las tetazas que tenía cuando estaba embarazada y tenía fantasías con ella. Ahí la tenía, pidiéndome si tenía unas latas de atún para una tortilla que quería hacer. Me puse a buscarlas porque mi madre a veces coloca la...
Una dependienta ardiente

Una dependienta ardiente

Relatos
Mónica era una chica que conocía desde hacía tiempo. Era dependienta de una tienda a la que solía ir a comprar ropa. Tenía 3 años más que yo y siempre que la visitaba me trataba con gran simpatía. No pasamos más de ese trato cordial hasta que coincidimos en un pub del centro de Zaragoza. Yo estaba tomándome unas copas con mis amigos cuando fui a pedirme un Vodka con naranja cuando me encontré con ella. Nos saludamos con dos besos en las mejillas por la sorpresa de vernos allí. Me dijo que ya se iba porque unas parejas amigas suyas tenían al día siguiente una media maratón y ella se marchaba. Le dije que se animara a quedarse un rato más y terminé por convencerla. Así pasamos charlando sobre la tienda y a que me dedicaba, de ahí comenzó a sonar música de nuestr...
David, mi suspiro…

David, mi suspiro…

Relatos
Estaba de rodillas en el suelo con mis ojos vendados. Podía notar el frío de la madera debajo de mí y su presencia delante de mí, David. A este chico le conocí en clases de la UNED de Turismo. Solíamos coincidir dos horas a la semana, pero desde que se cruzaron nuestras miradas en clase notamos una atracción que nos llevó hasta el punto de querer devorarnos ambos. Estábamos totalmente desnudos después de tener una larga sesión de besos apasionados y húmedos a los que siguieron unas caricias totalmente desagarradoras. Finalmente pude ver su cuerpo y sentir el tacto de su piel. Los dos llevábamos tiempo aguantando la curiosidad y ganas de esta especie de agonía de carácter sexual. Noté como avanzaba hacia mí y algo realmente duro rebotó contra mi nariz, era su poll...
Recuerdos de una loca escapada

Recuerdos de una loca escapada

Servicios
Buceando por mi álbum de fotos de hace años, vi unas en las que aparecía con unos amigos con los que fui a Mallorca unos días. No éramos más que seis amigos que terminaban el instituto y buscábamos escaparnos para disfrutar del verano en otro sitio. Al final decidimos ir a Mallorca. En pocos días era el cumpleaños de Marta, por lo que pensamos que era una magnífica idea ir allí. Planificamos la totalidad del viaje, estábamos muy nerviosos. El viaje en avión fue tranquilo y al llegar fui directa al baño del primer bar por el que pasamos (estaba cerca el hotel del aeropuerto, les dije que me esperaran. Cuando entré un chico de mi edad, bastante mono me saludó y le dije que si no le importaba me dijese como llegar a nuestro hotel, el cual conoció por el nombre. Me dijo ...
El placer de masturbarte

El placer de masturbarte

Relatos
Siempre he parecido un poco solitario, sin apetito sexual o más bien sin hambre de sexo con otra persona, o eso es lo que creían todos… Desde mi adolescencia nunca tuve una sexualidad definida, pero… ¿Eso importa? A mí la verdad que con 16 años más bien poco. Por raro que parezca, tampoco tenía el deseo irrefrenable de un toro de miura para practicar sexo con cualquier chica que se pusiera facilona. No era mi estilo, quizá tenía otros pájaros en la cabeza, o ¿Quién sabe? Pasaron los años, y para ignorancia de mis colegas tuve mis pinitos en relaciones, hetero y homosexuales, y la verdad que las segundas me encantaban mucho más que las primeras, las disfrutaba en cada segundo y cada caricia en mi piel, me hacían sentir único, en uno solo, como si tan solo yo est...
Experiencia con una chica

Experiencia con una chica

Relatos
No quise hacerle sufrir más y le metí mis dos dedos hasta el fondo. Con lo excitada que estaba entraron perfectamente. Entonces empecé a follarla con rapidez. Mis dedos entraban y salían con brusquedad, pero cada golpe de mi mano con su clítoris parecía volverle un poco más loca que antes. Otra corrida…y otra más…¡¡Estaba disfrutando de lo lindo!! Luego hicimos un 69, parece que ella ya iba tanteando el terreno para lo que vendría. Ella se colocó encima mío pero pronto se movió, se levantó y empezó a comerme el coño ella sólo a mí. Su lengua era una delicia. La movía con muchísima rapidez y siempre me hacía ver las estrellas. Y pronto sacó el objeto de mi deseo. Nada más verlo casi me corro de gusto. Se lo puso y después de reírnos un buen rato de lo que...